Limpieza de pisos: todo lo que debes saber para el cuidado de tus pisos

Limpieza de pisos: todo lo que debes saber para el cuidado de tus pisos

Limpieza de pisos: todo lo que debes saber para el cuidado de tus pisos

Las tareas que realizaban antes las amas de casa diariamente, para conseguir el mantenimiento de la limpieza del hogar, reducían la necesidad de realizar la limpieza pisos en profundidad, ya que además del barrido y fregado de suelos, se iban alternando tareas de limpieza más profunda de ventanas, lámparas, cortinas y tapicerías, alfombras, cocina, desempolvado de paredes, etc….

Actualmente la falta de tiempo, hace que las prioridades hayan cambiado, quedando muy poco tiempo o nada en el día a día para atender en profundidad la limpieza del hogar, que se reduce a pasar la aspiradora, fregar la vitro-cerámica, y de vez en cuando pasar un trapo para limpiar el polvo de los muebles, o limpiar más a fondo el baño.

Como hacer la limpieza de pisos en profundidad

1) Limpiar a fondo el salón, y dormitorios

Descuelga para limpiar estores, cortinas, o visillos, que deberás de limpiar en casa o en la lavandería especializada en limpieza en seco.

Puedes aprovechar para llevar los rellenos de edredones o colchas simultáneamente.

Tendrás que lavar cojines y fundas nórdicas como suelas realizar habitualmente.

Retira todos los objetos decorativos a otra estancia, para limpiar posteriormente uno a uno: cuadros, espejos, adornos, etc…

Utiliza una mopa con mango largo, para limpiar paredes y techo, como parte de la tarea de limpieza pisos en profundidad, comenzando por éste último, con pasadas de un lado a otro hasta limpiar toda la superficie.

Si se ensucia mucho tendrás que sustituir el recambio de mopa.

A continuación tendrás que limpiar lámparas y puntos de luz. La limpieza de bombillas debe de hacerse estando apagadas y frías, ya que de lo contrario pueden fundirse.

Con una bayeta humedecida en amoniaco disuelto en agua, se pueden limpiar los interruptores de luz, manivelas de la puerta, ayudándote a aclarar con agua templada que tendrás preparada en un barreño, aclara y seca.

Para limpiar el polvo de los enchufes puedes utilizar una brocha, pero cuidado, no usar bayetas húmedas en la parte interior de los contactos.

Ahora ya puedes limpiar el polvo de la puerta por las dos caras, sin olvidarte de los marcos y la parte superior, que es dónde se concentra mayor cantidad.

Realiza la misma operación con las puertas del armario por su parte exterior e interior. Si tienen espejo, quedará muy bien simplemente pasando un trapo de algodón cien por cien mojado con agua de amoníaco, aclarando con agua, y secando con otro trapo de igual material para que no deje pelusas.

Si tiene manchas, puedes utilizar un trapo humedecido con agua y vinagre de limpieza, aclarar y secar. También puedes usar spray limpiamuebles con una bayeta si tus puertas son de madera barnizada.

La parte exterior, es muy complicada de limpiar si no eres un profesional, así que probablemente esta vez quedarán sin limpieza, ya que la única solución es abrir la caja del tambor y desmontar.

Una vez realizada esta operación, desempolva el hueco exterior de la ventana y friega el alfeizar.

A continuación hay que limpiar los marcos, pasando una bayeta humedecida en agua de amoníaco, aclara la bayeta con agua sola y vuelve a pasarla bien escurrida, y termina secando con otro trapo.

Ahora ya puedes pasar a limpiar cristales, empieza por la parte interior, y siempre de arriba hacia abajo, como te hemos explicado.

Puedes utilizar alguno de los productos de limpieza comerciales, siempre aplicados con trapos de algodón y secados igualmente, o continuar con el agua de amoníaco, siguiendo el mismo procedimiento.

Con la boquilla de la aspiradora, limpia los bordes superiores de los rodapiés, y si ves marcas, elimínalas, limpiando con un paño humedecido en agua de amoníaco, aclara con agua la bayeta escurrida y seca.

También para hacer la limpieza pisos en profundidad hay que limpiar el polvo de los radiadores, ayudándote con la boquilla de la aspiradora, y si no es suficiente, puedes utilizar el plumero.

Para las ranuras más inaccesibles te puedes ayudar con una brocha fina y si presenta manchas, y siempre que no esté caliente y en funcionamiento, puedes recurrir a la limpieza humedecid

.

One thought on “Limpieza de pisos: todo lo que debes saber para el cuidado de tus pisos

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

×